Conversamos con Iván Jara Alarcón, presidente CChC Antofagasta. El ingeniero civil de la Universidad de Concepción llegó a Antofagasta en 1994 en los inicios del «Boom Minero». En 2006 fundó la empresa Jara Construcciones Obras y Montajes S.A., de la cual es gerente general. En 2014 se incorporó como socio a la CChC y en 2019 asumió su presidencia, cargo que ocupará hasta mediados de este año.

Iván Jara, Presidente de la CChC Antofagasta

Cuéntenos en qué está la Cámara Chilena, en Antofagasta

Como gremio en Antofagasta desarrollamos una serie de actividades tanto internas como externas, las primeras de participación gremial y las segundas de representación gremial. Si bien la pandemia nos obligó a cerrar nuestra sede y a adaptarnos al teletrabajo, y en 2020 cumplimos gran parte de nuestra agenda en materia de reuniones de comités y comisiones con nuestros socios.

En el ámbito de la representación gremial, en 2020, a raíz de la crisis sanitaria promovimos la implementación del modelo de gestión Protocolo Sanitario Covid-19, con recomendaciones y medidas para evitar el contagio y propagación del coronavirus, lo que nos permitió demostrar que la construcción es una industria segura y reactivadora, y de esta forma ser declarada como actividad esencial.

También, desde mediados de 2020 estamos impulsando la reactivación anímica, laboral y económica, elaborando un portafolio de proyectos de inversión pública, privada, que considera, además, la opinión de la academia y sociedad civil y que cuenta con los montos de inversión por proyecto y la estimación de la mano de obra que se ocupará para construirlos, esto con el objetivo de aportar a mejorar la calidad de vida de las personas mediante la recuperación de empleos priorizando a las empresas y mano de obra local.

Asimismo, en 2020 avanzamos con fuerza en promover la participación femenina en la industria. Es así que se formó en las cámaras regionales de todo el país los Grupo de Trabajo Mujeres. Y a nivel externo concretamos un compromiso con el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género dando origen a la Mesa Mujer y Construcción.

Y, por último, seguimos avanzando con el proyecto Antofagasta Futuro y sus iniciativas estratégicas: Ciudad Empresarial, Regeneración Urbana y Residuos de la Construcción, las que en conjunto apuntan al desarrollo urbano sostenible de la ciudad.

¿Cuáles son los principales desafíos que tuvieron este año de pandemia?

La cuarentena claramente impactó negativamente nuestro sector, que por lo demás ya venía afectado por una crisis económica de los últimos dos años y el posterior estallido social de octubre de 2019. En plena cuarentena en septiembre del año pasado llegamos a contabilizar 24 proyectos habitacionales paralizados, lo que lo que significó la postergación en la entrega de 2.705 viviendas, 7.924 trabajadores paralizados, y un costo semanal de US $1,24 millones.

¿Cómo enfrentan los temas sociales a nivel de gremio, que trae de la mano la pandemia?

La Cámara cuenta con un Área Social que a través de las entidades CChC pone a disposición de los trabajadores de la construcción y sus familias, una serie de programas sociales en el ámbito de salud, formación, vivienda y bienestar. Y este año, a raíz de la pandemia, generó un programa de apoyo al trabajador cesante de la construcción, pensando en aquellas personas que no se acogieron a la Ley de Protección al Empleo. De este modo logramos llegar con ese programa a más de 1.600 personas de la región este año.

Se habla que Antofagasta es la capital minera del mundo, pero vemos muchísimas carencias y atrasos urbanísticos, ¿cómo mejoramos?

Mejoramos poniendo a las personas en el centro de las decisiones importantes que determinan el desarrollo futuro de la ciudad. En este punto el crecimiento y desarrollo urbano de la ciudad juega un papel importante desde cómo generamos soluciones de vivienda para la clase media y vulnerable, espacio público de calidad, mejor infraestructura pública y servicios. Para eso es fundamental que primero tengamos una visión de la ciudad que soñamos, la que se construye con la participación del sector público, privado, academia y sociedad civil. Es por esto que dentro de nuestras iniciativas estratégicas estamos trabajando en la Regeneración Urbana, es decir, relocalizar la industria que se encuentra dentro de la ciudad que ocupa mucho terreno y destinarlo a nuevos barrios habitacionales con integración social, nuevos parques y lugares de esparcimiento. Además, nos permitiría mejorar la conectividad y vías de tránsito y en paralelo generar una ciudad industrial en el sector de la ruta B-400, para relocalizar la industria existente en la ciudad, y así también damos lugar a las nuevas empresas e industrias que quieran y necesitan instalarse en nuestra región.

Construcciones en avenida Paranal de Antofagasta

La inmigración desatada impone nuevos desafíos en temas de viviendas, estas personas llegaron para quedarse ¿cómo solucionarlo?

Como región y capital regional tenemos un déficit habitacional importante, y disminuirlo es un desafío que desde el sector público se están haciendo cargo con una serie de proyectos de vivienda en el sector de Altos La Chimba, pero también planteamos que es necesario generar soluciones de vivienda en zonas consolidadas más cerca del centro, a fin de lograr una mayor integración social y territorial.

Hay desorden y afeamiento progresivo en el centro de Antofagasta y se habla que requiere apoyos multisectoriales. ¿Qué mirada tienen como gremio?

El crecimiento sostenido de Antofagasta hace necesario un reordenamiento territorial que considere al centro de la ciudad, y en esto juega un rol relevante el plan regulador comunal, cuyo proceso de actualización a cargo de la municipalidad definirá el tipo de centro que queremos para nuestra ciudad.

En cuanto a obras públicas, ¿cree que en Antofagasta se aplican altos estándares? se lo pregunto por las críticas a la rotonda sur en donde se gastaron $8.000 millones y la obra quedó similar a lo que había incluso vecinos del sector reclaman que quedó peor, más insegura. ¿Cuál es su opinión?

Más allá de estándares de calidad, la discusión se remite al diseño de un proyecto que vino a solucionar la falta de conectividad en un sector en constante crecimiento y desarrollo, con los problemas de congestión vehicular que ello trae consigo, y que hoy ha significado, además, elevar el nivel de seguridad vial que, también era un tema pendiente.

¿Cómo anticipan o esperan que sea 2021 para el rubro?

Con un virus que sigue siendo una amenaza, nos seguiremos enfocando en resguardar la vida y salud de nuestros trabajadores mediante la aplicación de nuestro protocolo sanitario. De esta forma aseguramos también la continuidad operacional de los proyectos de vivienda e infraestructura públicos y privados. Posterior a eso nos concentraremos en impulsar y promover la ejecución de las inversiones contenidas en la cartera de proyectos para reactivar la economía regional, apuntando a la creación de más de 60 mil puestos de trabajo, donde la prioridad sean las empresas y mano de obra local.