El solsticio de verano ocurre cada 21 de diciembre. Aquí es cuando el Sol aparece más bajo en el cielo del hemisferio norte y está en su punto más al sur sobre la Tierra, directamente sobre el Trópico de Capricornio. Para las personas que viven a 23.5 grados de latitud sur, este día no solo marca su solsticio de verano, sino que también ven el Sol directamente sobre ellos al mediodía local. Después de eso, el Sol comenzará a deslizarse hacia el norte nuevamente.

El solsticio de verano, en nuestro hemisferio no coincide con el último amanecer ni con el primer atardecer. En realidad, ocurren aproximadamente dos semanas antes y dos semanas después del solsticio de invierno. Esto se debe a que estamos cambiando nuestra distancia del sol debido a nuestra órbita elíptica, no circular, que cambia la velocidad a la que orbitamos.

Si observas dónde está el Sol exactamente a la misma hora del día en diferentes días del año, vería que no siempre está en el mismo lugar. Sí, el Sol está más alto en el verano y más bajo en el invierno, pero también se mueve de un lado a otro de la posición promedio del mediodía, lo que también juega un papel en cuándo sale y se pone el Sol.

También se debe tener en cuenta que las estaciones se deben a la inclinación axial de la Tierra, no a nuestra distancia del Sol. Lo creas o no, estamos más cerca del Sol en enero.

LA GRAN CONJUNCIÓN

Saturno y Júpiter han aparecido bastante juntos en nuestro cielo durante todo el año. Pero este 21 de diciembre, se vieron tan juntos que algunas personas pueden tener dificultades para verlos como dos objetos.

Si tienes un par de binoculares, podrás detectar fácilmente ambos planetas. Incluso con un telescopio pequeño, verías ambos planetas al mismo tiempo en el mismo campo de visión, lo cual es realmente inaudito. Eso es lo que hace que esta conjunción sea tan rara. Júpiter y Saturno parecen encontrarse aproximadamente cada 20 años. La mayoría de las veces, sin embargo, no están tan cerca como muchos lo vieron el lunes 21 de diciembre.

La próxima vez que se acerquen tanto en nuestro cielo no será hasta dentro de 60 años, por lo que este será un evento único en la vida para muchas personas. De hecho, la última vez que se acercaron tanto fue en el año 1623 , pero fue realmente difícil, si no imposible, verlos porque aparecieron mucho más cerca del Sol y se pusieron poco después. Retrocedamos otros 400 años hasta 1226 y fue la última vez que hubiéramos tenido una buena visión de este tipo de conjunción.

Lamentablemente en Antofagasta los cielos estuvieron nublados, lo cual no fue impedimento para que cientos de amantes de la astronomía llegaran hasta las cercanías del desierto de Atacama para ver este increíble fenómeno.