Es el técnico que más veces dirigió a los albicelestes en su historia, siete veces en total. También el que más tiempo acumuló en la banca Puma, 11 años. Es Mario Páez Tirado, el mítico entrenador y jugador del primer equipo de Antofagasta, por allá en 1966. Hoy con 78 años, disfruta su vida en familia alejado de las canchas y las puteadas que tanto le regalaron en la tribuna Pacífico del Regional antofagastino. En total, fueron 27 años ligados al Club primero como jugador y después como entrenador.

¿En qué estás hoy Mario?

Hoy día soy el Uber de mi familia, me entretengo con la familia, riego las plantas y cocino. También me voy a la playa. Disfruto mi familia, con mi señora Silvia, que es directora de la escuela Japón, mis hijas Paola y Pamela y mi nieta Pía Fernanda (16), que es la que manda en la casa… jaja

¿Cuándo empezaste como DT Mario?

Por el 81, yo fui fundador de este equipo, primero como futbolista, después hice los cursos como DT. Anduve en academias internacionales certificadas por FIFA, estuve en Buenos Aires con Jorge Raffo y otros como Menotti viendo como trabajaba en Independiente, también con Pancho Hernández de Argentina y otros perfeccionamientos.

Siempre te llamaron cuando la cosa estaba mala…

En ese tiempo había dirigentes que ponían plata de su bolsillo para llegar a fin de mes. Hoy la cosa es diferente por el CDF llegan tranquilos $80 millones mensuales más los sponsors, además hoy todo es vitrina. Nosotros para cobrar teníamos meses de 90 días. A veces nos quitaban las platas de los borderós en las mismas boleterías del estadio. Recuerdo a buenos dirigentes como Juan Muñoz, Edmundo Ceballos, Patricio Ly, Mario López, José Manuel Araneda. Ellos siempre trataron de sacar arriba al club, y se vio en las campañas del 95 y 96, también el 2003 donde llegamos a la final de una liguilla pre Sudamericana con la UC., en el camino eliminamos a la U, Coquimbo y Cobreloa.

Los mejores jugadores antofagastinos que recuerdes…

Me acuerdo de Pedro Reyes, Jaime Vildósola Karapas, Freddy Martínez, Navid Contreras y Jorge Naveas, pero hay muchos más, muchos buenos jugadores que tuve.

Cuando dijiste hasta aquí llego

El último año que dirigí fue en 2004, pero el año anterior conocí a los hombres del maletín que me dijeron personalmente que Antofagasta no tenía ninguna chance de subir y que los escogidos eran Everton y La Serena. Ese año se complicó todo en lo económico, el equipo no anduvo mal pero tampoco como queríamos, también anduvieron muchos técnicos ofreciéndose. Los muchachos terminaron aburridos por los temas económicos, no había tranquilidad en los hogares y eso se traspasaba.

¿Cómo ves al Club hoy?

Hoy veo al club ordenado en lo económico, Jorge Sánchez se maneja con los dineros, ¡sabe! es un profesional de las platas, tiene un factoring, es un inversionista. En lo deportivo el club sigue siendo el mismo que en los 90, que tiene un par de sacos con pelotas, petos y nada más. No tiene sede, no tiene canchas, no tiene internado, ahí no hay inversión, tampoco para las series menores. Basta ver la cantidad de antofagastinos en el primer equipo. Rojas y Cordero y paremos de contar, eso te dice del trabajo estancado abajo. Eso también redunda en la no identificación del club con la ciudad.

¿Qué pasó para que dejaras todo?

Recuerdo que perdimos en Quillota y nos subimos al bus. Era un funeral, pero a los 10 minutos todos venían cagados de la risa otra vez mientras nosotros, el cuerpo técnico pensando que pasó, me paré a embanderarlos a chuchadas, pero ese día pensé que ya estaba bueno. Llegué a pesar 120 kilos por la ansiedad. La gente te pasa la cuenta cuando eres técnico. Hay momentos buenos como cuando me eligieron el mejor de la cancha y otros que ni te cuento.

¿Alguna anécdota, Mario?

Una vez le ganamos al Huachipato de Percic en Las Higueras, con gol de Fascioli. Ese día se lesionó un central y ya había hecho los cambios y no sabíamos a quién tirar atrás, yo no quería sacrificar un delantero para que no se vinieran tanto y mi amigo Sergio Marchant, que estaba en cancha me grita “profe, profe yo voy atrás”, yo me puse a reír y le pregunté “guru guru estai en condiciones?” y me dijo si profe!, ya, le dije, ándate de central y no te pongai a hacer cagadas, las que vengan tíralas afuera del estadio nomás o si no desinflen la pelota…jaja. Al final mi amigo Sergio QEPD fue figura sacando pelotas por arriba, reventándola. Cuando terminó el partido me preguntó “¿y qué tal profe?”, “bien te pasaste hueón”, le dije…jajaj… ganamos.

Como analizas la generación de nuevos jugadores antofagastinos

En el último tiempo han salido pocos, pero buenos jugadores. Están Marcos Bolados, Luis Cabrera, Francisco Sepúlveda y Ronald González. Te voy a contar una cosa, a Erick Pulgar un técnico de cadetes lo quiso echar. Hicimos una reunión y yo me opuse. Estaba Osciel Guzmán de presidente, Víctor Oyarzún, mi amigo Sergio Marchant QEPD y Carlos Cárcamo. Lo querían echar por indisciplinado, pero no te voy a dar el nombre de ese entrenador …jaja

LA ROJA

¿Qué opinas de la Roja?

Ya no es el mismo equipo de antes, a medida que pasa el tiempo la dinámica que metió Bielsa, se perdió. Hoy estamos cayendo a lo mismo de siempre. El pelotazo y las marcas desordenadas atrás. No hubo renovación a alto nivel, pero mira quién es el goleador del fútbol chileno, ¡es Paredes que tiene más de 40 años! Pero ojo, Rueda tiene el currículo interesante, me gusta, tiene un par de mundiales en el cuerpo.

¿Por qué no hay renovación de jugadores?

Hay muchos jóvenes tapados por viejos, por ejemplo, traen a Matías Fernández que fue un jugadorazo, pero el 2006, ¡hace 14 años! Además, se llevan toda la plata. Hay mucho manejo de plata, representantes y cosas que no se saca a la luz pública. Lo otro es que los técnicos se van a la segura con nombres calados. Ahí van quedando los jóvenes.

¿Vamos al Mundial?

Yo soy optimista, pienso que vamos a clasificar. Lo que le pasa a Chile pasa también en otras selecciones. Por ahora me gusta Argentina y ojo que Perú siempre tuvo jugadores de buen corte técnico y ahora se nota más porque están más profesionales y tienen un técnico que les tomó la mano hace rato.

Páez ciudadano

¿Qué opinas de Antofagasta nuestra ciudad?

Como ciudad creo que nos expandimos harto, pero la infraestructura vial no lo hizo, solo tenemos tres avenidas que cruzan la ciudad de norte a sur. Tenemos tacos en todos lados. La gente se fue a vivir al norte pero para llegar a la pega tienen que salir a las 6 de la mañana. Creo que el metro tren era una buena idea.

¿Por último qué le dirías a los técnicos jóvenes?

El fútbol es como la pelota un día estas arriba y al otro abajo, como la vida una veces bien y otras no tanto. Por eso lo técnicos deben ser mesurados y equilibrados cuando ganan un par de partidos. Cuando estás ganando no debes agrandarte ni vender humos, tranquilos nomás que esto gira.

Por Cristián González Araos