Hay marejadas. La pequeña embarcación sube y baja como balancín. Luego el mar se tranquiliza. La familia que nos acompaña en esta aventura, respira más relajada. Después de media hora de movido viaje hacia el sur, tras zarpar frente a la Isla Santa María, comenzamos a ver los primeros lobos marinos.

Los mamíferos mantienen sus rollizos cuerpos esparcidos sobre las rocas; algunos se asustan con nuestra presencia y se introducen al océano.

Una vez al año llegan las orcas, y la población de lobos marinos del sector se reduce. Es el ciclo de la naturaleza, dice Raúl Riquelme, el pequeño empresario turístico y dueño del “Garuma” , el bote en el que navegamos frente a las loberas de Punta de Tetas, el  punto donde concluye en el mar lo que conocemos como el Cerro Moreno.

Si  contáramos los lobos, dice Riquelme, fácil se llegaría a 800. Hay lobos de dos pelos (de un tono café) y los comunes.  Los lobos de dos pelos parecen más flojos.

Avanzamos lento. Los lobos ganan confianza. Algunos nos observan; mientras los más pequeños se meten al agua y comienzan a nadar junto al bote. Le provocamos curiosidad.  El niño de 7 años, que mantenía apretada la mano de su madre cuando surcábamos el mar, ahora se ríe. Los lobos parecen fotogénicos; juegan entre ellos, y algunos saltan, dando la sensación que pueden volar por algunos segundos sobre el océano.

Raúl Riquelme explica que estos animales no acostumbran a interactuar con el ser humano. Por tierra el acceso a las loberas es casi imposible. El hombre dice con elocuencia que mientras los animales estén más lejos del ser humano son más felices.

En consecuencia, dice el señor, para los lobos marinos esto es una experiencia extraña. Nos ven como bichos raros.

Cerca vemos a pingüinos de Humboldt. Esta ave es más asustadiza que los lobos marinos. Se esconden en el mar a medida que el Garuma avanza.

Riquelme indica que una aleta sobresale del agua. Pensamos en un tiburón o algo parecido. La aleta blancuzca avanza lento. Los lobos marinos llegan primero al lugar y rodean la aleta.

La figura que exhibe el agua parece la de un enorme y extraño pez.  Es una gran cabeza de pescado con aletas; un animal con atmósfera extraterrestre.

Al ponernos cerca, comprobamos que es un pez luna.

Give You The Best Ideas

Proin faucibus ex nec mauris sodales, sed elementum mi tincidunt. Sed viverra egestas nisi consequat. Fusce sodales ultrices augue a accumsan.

  • Suspendisse dignissim consectetur
  • Nullam efficitur nunc risus dui semper
  • Etiam eu lectus at lectus tempor
  • Etiam lobortis metus aliquam at nulla
  • In eget augue vel odio aliquet nunc

Nullam eget tincidunt dolor, at accumsan odio. Morbi eget ligula gravida, pulvinar magna eget, eleifend mi. Proin massa tortor, ornare sit amet commodo et, eleifend vel odio. Integer porta orci ornare metus egestas, a venenatis felis finibus.

Nullam auctor, ligula ut commodo commodo, risus dui semper dui, in tristique lectus urna ac mi. Suspendisse vel convallis ligula.

AMANDA PERKINS

Nullam eget tincidunt dolor, at accumsan odio. Morbi eget ligula gravida, pulvinar magna eget, eleifend mi. Proin massa tortor, ornare sit amet commodo et, eleifend vel odio. Integer porta orci ornare metus egestas, a venenatis felis finibus.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis dolore te feugait nulla facilisi.

Travel


Vacation


Ideas


Facebook-f


Twitter


Pinterest

Categories

Most Read